Ejemplar:
 
Zacapu, Mich., miércoles 26 de abril de 2017
 




 
 INFORMACIÓN GENERAL
 ARTICULOS DE OPINIÓN
 INFORMACIÓN POLICIACA

 VIDEOS

Carnitas Carmelo

 ENCUESTA
¿Le gusta como mete goles El Chicharito?
Si
No
Me es indiferente


 PORTADA

 CARTON

Que rostro, señor

Redacción 11/03/2012

¡Miren, qué gacho está Zacapu!... Lo dijeron allí en plena plaza de la Reforma. Era el domingo, las familias habían salido de misa de una y se dirigían a comprarse una exquisita nieve. Enfrente de ellos estaba el portal, ahora en ruinas, de aquel viejo ”El Nuevo Mundo” de don Jesús Cortés y luego de la Señorita Margot, sitio donde antaño, a finales del siglo XIX y casi tres cuartos del siglo XX, se expendía de todo: abarrotes, mercería, tlapalería; allí encontraba usted, agujas e hilos, cera de Campeche para pegar o unos chiles en vinagre; dulces o un colchón; así como toda una colección de postales de Tzacapu que se tomaron en los años 40 del pasado siglo y donde usted podía ver y escuchar un gran loro en su jaula de hojalata. Y también tenían un tecolote.

El viejo portal, de nombre Aldama, en honor al Jefe Insurgente, hoy está, desde que hace más de cinco años al accidentarse un borrachales acelerado y tirara uno de sus esbeltos pilares de madera, hoy está a punto de colapsar todo el portal y, obvio, la propia casona.

Pero los visitantes tienen razón porque la postal que se muestra es un portal ruinoso, techos que amenazan caerse. Un portal, lo que queda, lleno de escombros y de basura. Es verdad, aquello está feo. Pleno centro del pueblo y da una imagen horrible.

El centro de todo pueblo o ciudad es su cara; es lo mejor que se muestra. Es la cara del cuerpo poblacional. Y la cara que ofrece Zacapu al visitante, que es el que lo ve, porque nosotros ya nos acostumbramos a verlo a diario, por eso no lo notamos, está fatal.

Es urgente reparar todo ese portal, no solo lo que queda. Que ya se muestre una buena cara zacapense.

Es deprimente comprobar lo feo que se ve la faz de Zacapu: esquina con local casi nuevo; un negocio de ”palitos”; un frente de estacionamiento de malla de alambre; y luego el portal y la vieja casona. ¿Banquetas? -Pues solo la del portal, lo demás todo disparejo y una parte en graba. ¿Imagen? -La peor. Y eso solo, hace que Zacapu muestre una cara horrible.

Y a esto añádale los lavacarros por todos lados, que estorban y que acaparan los poquísimos espacios para estacionamiento ”libre” que haya y que ellos condicionan a que el cliente acepte una lavadita, más que nada ”por seguridad” para su unidad. Esas personas claro que tienen derecho a ganarse la vida, pero también sería bueno destinarles un lugar para su actividad, así como regular la vialidad y los lugares para estacionamiento en el centro de la ciudad... Qué fabuloso sería que en toda el área de lo que podríamos llamar ”El Zacapu Viejo” o ”El Centro Histórico”, no se permitiera estacionarse.

Oiga, usted, si en la capital michoacana liberan el centro histórico del tráfico de transporte urbano, aquí podría hacerse lo mismo, ya que aquí todas las rutas de las combis han de pasar por frente al mercado Morelos... Imagínese, nada más y nada menos, aunque sea solamente un sueño guajiro: un Zacapu donde en su centro histórico se está libre de estacionamiento y sin el paso de transporte urbano. (Madero desde la plazuela del Rastrojo, Morelos desde General Pueblita. Y circulación de las combis, por Juárez de ida y regreso por Zaragoza). Y los peatones transitando libremente y con seguridad.

Y al feo rostro del actual Zacapu, hay que añadir esa pésima y antihigiénica moda que vecinos del centro y avenidas Morelos, Madero, Juárez, y calles adyacentes, vienen haciendo al sacar a sus mascotas caninas a defecar en plena calle, tan solo para evitarse la molestia de recoger dentro de sus casas, los excrementos de sus animales y depositarlos en bolsas especiales en el basurero, con lo que están causando no solo mala imagen, sino focos de infección y mostrando no solo mala educación, sino lo cochino que son. Y eso es un asco.

Nuestras nuevas autoridades municipales, antes de que cumplan los primeros cien días en su administración, bien pueden abocarse a limpiar el rostro de nuestro Zacapu. Para ello requerirán, a más de ganas y buena voluntad, coordinar las acciones del servicio de limpia, de vialidad, de seguridad pública, de tránsito, obras públicas, comunicación social, etc.

Zacapu merece tener y mostrar una cara digna y bella, para que ya nadie repita ”¡Miren, qué gacho está Zacapu!”.

Y no es solo restaurar el portal, que debe ser todo completo, aun la parte que ya desaparecieron (la mitad); urge conservar la casona en todo su esplendor colonial. Incluso sería hasta un atractivo turístico. El INAH tiene la palabra, y el ayuntamiento la autoridad para que el propietario haga la restauración como debe de ser.

Por hoy es cuanto. Y que la paz more entre nosotros.


| Quienes somos | Contactanos | Directorio |Suscripciones |

Diseño por: e-xpert